Imagen de entrada Sara gil

Maloclusion clase II

La maloclusión clase II es un problema de mordida, que genera deficiencias notables tanto a nivel de estética dental como de funcionalidad de la sonrisa. Hoy en día, gracias a los avances en odontología y ortodoncia, podemos corregir estas complicaciones en la mordida mediante tratamientos ortodónticos innovadores y discretos. Con la ortodoncia invisible Invisalign es posible solventar casos de maloclusiones de todo tipo, siempre y cuando la planificación se realice a medida y por un profesional cualificado.

El mejor momento para corregir con éxito una maloclusión clase II es durante la infancia, mediante un tratamiento de ortodoncia interceptiva. En esta etapa de la vida, las estructuras orales y óseas son moldeables, lo que nos permite desarrollar abordajes mínimamente invasivos y muy seguros. No obstante, también podemos solventar este tipo de problemas durante la edad adulta.

¿Qué es la maloclusión clase II?

Para que comprendas qué es la maloclusión clase II es importante que sepas identificar una oclusión normal. Una buena mordida permite que la masticación sea correcta, eliminando de la ecuación problemas estéticos y funcionales. Con la boca cerrada completamente, el colmillo inferior se ubica unos 3 o 4 milímetros por delante de su antagonista de la arcada superior. En este caso la mordida u oclusión es perfecta.

En el caso de la maloclusión clase II, también conocida como retrognatia, la arcada superior o maxilar está más adelantado que los dientes de la arcada inferior. Esto hace que la mordida no sea optima, interfiriendo negativamente en la masticación. En muchos casos, puedes determinar que existe este problema de oclusión porque los dientes de la arcada superior e inferior no son capaces de contactar entre sí.

Con frecuencia la retrognatia también conlleva otro tipo de problemas bucodentales, como la malposición de algunos dientes. El apiñamiento dental o la presencia de diastemas son problemas habituales en los casos de maloclusión bucal.

Tipos de maloclusión clase II

Determinar el origen de la maloclusión clase II es clave a la hora de diseñar el abordaje para su corrección. El problema puede iniciarse en los dientes o en las estructuras óseas. En función de esto, el tratamiento variará notablemente. Lo más importante es acudir a un especialista en ortodoncia, con amplia experiencia en la corrección de todo tipo de maloclusiones dentales.

Estos son los tipos de maloclusión de clase II que puedes presentar:

  • Origen dental: los dientes de la arcada superior están más adelantados que los de la arcada inferior.
  • Maxilar: el maxilar alcanza una posición algo más adelantada que la estructura ósea de la mandíbula.
  • Mandíbula: es posible que la maloclusión esté originada por la presencia de una mandíbula pequeña. En algunos casos, el problema está en que la mandíbula está ubicada hacia atrás, provocando el problema de mordida.

Maloclusión clase II: ortodoncia interceptiva en niños

En el caso de los niños, la ortodoncia interceptiva nos ayuda a dibujar unas estructuras óseas de alta calidad. Mediante un estudio completo de la sonrisa infantil y la planificación detallada del abordaje, es posible mejorar el problema de mordida con éxito, evitando las intervenciones quirúrgicas.

En la actualidad, la ortodoncia funcional o interceptiva se puede llevar a cabo mediante aparatos dentales removibles, como Invisalign First. El objetivo durante esta etapa ortodóntica es lograr que la posición de las estructuras óseas de la boca sea la más correcta. Tras la etapa interceptiva planificaremos la ortodoncia correctiva, imprescindible para corregir las malposiciones dentarias que suelen acompañar a la maloclusión dental.

Retrognatia en adultos: cirugía y ortodoncia

En el caso de los adultos, la corrección de la clase II puede ser más compleja. El abordaje va a depender del origen de la maloclusión. Si nos enfrentamos a un problema de mordida, originado en los propios dientes, podremos solventarlo mediante un tratamiento con Invisalign Comprehensive.

Sin embargo, cuando la maloclusión clase II o retrognatia tiene su origen en las estructuras orales (de la mandíbula o el maxilar) la intervención del cirujano maxilofacial es importante. En estos casos, es frecuente la planificación de una cirugía ortognática, que posteriormente completaremos con un tratamiento ortodóntico, con el fin de mejorar tanto la funcionalidad como la estética de la sonrisa.

Corregir los problemas de maloclusión es muy importante, debido a que este tipo de complicaciones se asocian con problemas graves a nivel bucodental, como la presencia de caries en los dientes y el mayor riesgo a sufrir patologías periodontales.

Si presentas una maloclusión clase II pide cita en cualquiera de mis clínicas y analizaré tu sonrisa de manera personalizada. Corregir las maloclusiones mediante la ortodoncia invisible es ideal, ya que nadie notará que llevas aparato en tus dientes. Como Invisalign Diamond Provider, puedo realizar un diseño de sonrisa único, enfocado a mejorar la calidad y estética de tu dentadura.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

Sobre mí

Wiloke

Sara Gil

Soy la Dra. Sara Gil, especialista en ortodoncia Madrid y certificada Invisalign Diamond, y en esta web quiero dar información y respuesta a casos reales de ortodoncia invisible, la técnica de vanguardia que ha revolucionado la Odontología. ¡Bienvenid@s!

Contacta conmigo

Contacto

Si tienes dudas sobre cualquier tratamiento Invisalign o quieres comenzar con tu ortodoncia invisible, contacta conmigo.

Madrid

Sígueme

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe toda la información actualizada de la técnica Invisalign.

Instagram

Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram