Imagen de entrada Sara gil

El dolor de mandíbula y sus causas más frecuentes

Diariamente hacemos uso de la mandíbula para diferentes tareas, como hablar, comer, tragar o bostezar. Los movimientos necesarios para hacer estas tareas son originados por la musculatura y la articulación temporomandibular, también conocida por sus siglas ATM. La verdad es que continuamente hacemos uso de ella, la mayoría de las veces sin darnos cuenta. Sin embargo, cuando sentimos dolor de mandíbula, en ocasiones combinado con el dolor de oído u otros problemas, como dificultad para abrir la boca o incluso tragar saliva, es cuando lógicamente nos preocupamos y queremos saber cuál es el origen de estas dolencias.

Aquí te ofrecemos información para saber más de este trastorno y cómo se puede paliar en algunos casos, pero ¡no dejes de acudir a tu odontólogo!

¿Qué es el dolor de mandíbula?

El dolor de mandíbula, por lo general, es descrito como un dolor de tipo pulsátil, realmente incómodo y agudo. Puede darse de manera repentina, o ir apareciendo ligeramente hasta el punto de hacerse más intenso con el paso del tiempo. En general, los síntomas variarán en relación con la causa que lo ocasiona. Debido a ello es necesario, en primer lugar, determinar el problema subyacente que lo provoca y encontrar un tratamiento adecuado para esta molestia.

Un dolor de mandíbula puede ser causado por múltiples motivos, desde una fractura ósea o incluso un absceso en una muela infectada (esto comúnmente se conoce como “flemón”), pero en estos casos el dolor solo será un síntoma asociado a una patología distinta y fácilmente identificable. Sin embargo, cuando no se presenta ninguno de estos problemas de manera visible o evidente, el dolor de mandíbula suele ser causado por una patología en la articulación temporomandibular.

Causas más frecuentes del dolor de mandíbula

A continuación te mostramos algunas de las causas que pueden estar provocando tu dolor de mandíbula. De todos modos, como ya te hemos mencionado, lo ideal es que siempre que sientas molestias acudas a la consulta de tu dentista de confianza:

Rechinamiento de los dientes o bruxismo

Esta patología, además de causar continuas molestias en el paciente como dolor de mandíbula, de oído y de cabeza, también suele originar un significativo desgaste del esmalte de los dientes, por lo que puede llegar a ser necesaria una reconstrucción con fundas dentales o la colocación de carillas.

En algunas ocasiones, el hábito de apretar los dientes o bruxismo no está asociado directamente a un problema en la masticación. Algunas personas simplemente rechinan sus dientes en momentos en los que se sienten estresadas pero, para sorpresa de muchos, una inmensa cantidad de personas rechinan sus dientes cuando están durmiendo y no son conscientes de ello. Si esta situación no es tratada puede causar un gran número de problemas dentales muy variados. Es recomendable practicar ejercicios que ayuden a liberar tensión o también llevar una férula de descarga por la noche. Estas son algunas formas de aliviar la presión que sufre la mandíbula y el consecuente dolor que sufre el paciente.

Osteomielitis

La osteomielitis se trata de una infección que viaja por medio de la sangre del cuerpo y que afecta directamente los huesos del paciente y, además, de cualquier tejido circundante. En los casos de presentar osteomielitis de la mandíbula, la articulación temporomandibular o ATM, se ve significativamente afectada ocasionando un fuerte dolor de mandíbula, fiebre y una notoria inflamación facial. Por suerte, esta es una dolencia que generalmente se cura con relativa facilidad mediante la administración de una serie de antibióticos o, en los casos más complejos, con un procedimiento quirúrgico determinado, que tiene como objetivo extirpar las partes del hueso que han muerto debido a la infección.

Desorden Temporomandibular

El desorden temporomandibular, también conocido por sus siglas como TMD, afecta directamente la articulación temporomandibular. Esta es la articulación que se dispone en forma de doble bisagra a ambos lados de la cara, conectando la mandíbula con el cráneo. Gracias a ella son posibles los movimientos de arriba a abajo y hacia los lados de la mandíbula cuando hablamos o masticamos. Un desorden en esta articulación, además de causar dolor, también puede hacer que la mandíbula produzca unos chasquidos al abrir la boca o mientras masticamos. En casos graves, este trastorno puede provocar incluso que la mandíbula se quede atascada de manera permanente en una posición, ya sea cerrada o abierta.

Cuando esta articulación presenta algún problema y no funciona correctamente, además de causar dolor de mandíbula, el paciente también experimenta dolores de cabeza, en el cuello y la espalda. Es debido a eso que, en ocasiones, las patologías de la ATM suelen confundirse con problemas crónicos de migrañas o de dolor originados por problemas en las cervicales.

Condiciones dentales

Algunas otras causas que suelen generar dolor de mandíbula son: Alguna enfermedad que afecte directamente a las encías, problemas de caries, o incluso un absceso bucal. Es cierto que muchos de estos problemas no afectan directamente a la mandíbula, pero puede ocurrir que el dolor se irradie hacia el área de la mandíbula. También se encuentra el caso de aquellos pacientes que tienen espacios entre sus dientes o que simplemente los mismos están severamente dañados. Es probable que estos pacientes sufran de dolor de mandíbula cuando ejercen tensión en ella, como cuando muerden algo o simplemente están masticando. Algunos de todos estos casos podrían evitarse si en casa se practica un buen hábito de higiene bucal y cuidados de salud dental, para lo que es altamente recomendable visitar de manera frecuente a un odontólogo de calidad.

Absceso dental

Un absceso dental es generado a causa de una infección que afecta la pulpa dental o un nervio. Esto, por lo general, es debido a que las caries dentales se han dejado sin tratar durante un largo periodo de tiempo. De modo que, cuando las bacterias de la infección empiezan a dispersarse desde la raíz del diente, pueden llegar a afectar cualquiera de los tejidos circundantes al hueso, ocasionando un intenso dolor de mandíbula. Debido a eso, lo mejor que se puede hacer es realizarse regularmente exámenes dentales, con el fin de que si se descubre una caries, esta pueda ser tratada sin demora, evitando así este problema.

Problemas esqueléticos de mordida

Los más comunes de estos problemas son el prognatismo y el retrognatismo, los cuales hacen que al paciente se le haga muy complicado cerrar correctamente su boca. Por lo general, estas patologías se solucionan mediante intervenciones que combinan cirugía maxilofacial con ortodoncia.

En definitiva, si padeces dolor de mandíbula lo primero que debes hacer es acudir a un odontólogo altamente cualificado para que te haga una revisión, realice un diagnóstico y posteriormente efectúe el tratamiento adecuado.

¿Las muelas del juicio causan dolor mandibular?

Solo en algunos casos, se puede asociar el dolor de mandíbula a las muelas del juicio, las cuales en ocasiones generan hinchazón en la boca y dolor punzante. En respuesta, el cuerpo reacciona con la contracción de los músculos que se encargan de lograr la apertura de la boca; es por esa razón que cualquier acción que requiera abrirla o moverla, ya sea comer o hablar, producirá dolor.

¿Tratamiento del dolor de la mandíbula?

En los casos en que el dolor de mandíbula no sea ocasionado por alguno de los problemas maxilofaciales que acabamos de mencionar, existen diversas formas de afrontar este dolor tan molesto, en función de cada paciente y de cuál sea la causa que lo origina.

En los casos en que se padezca alguna patología de la ATM lo más recomendable es acudir a un odontólogo, el cual posiblemente nos prescribirá una férula de descarga. Su función es precisamente la de evitar que los músculos del paciente entren en estados de tensión excesiva e incluso se dañen los dientes. Para que la misma funcione, hay que usarla con regularidad, tal y como nuestro dentista nos indique, además de acudir a la clínica a las revisiones pertinentes para observar su evolución.

Además del tratamiento con férulas, otra opción recomendable es acudir a un fisioterapeuta que trate la zona afectada con masajes, los cuales relajan los músculos y los tendones afectados.

¿Dónde puedo tratarme?

Lo ideal es acudir a una clínica dental reconocida que cuente con años de experiencia. Podrás estar tranquilo, ya que estarás en manos de profesionales altamente cualificados que te atenderán y ayudarán con todos los procedimientos dentales que necesites, porque tu salud dental es lo primero. Sea lo que sea lo que te preocupa, acude a Dra. Sara Gil y lo vemos juntos.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

Sobre mí

Wiloke

Sara Gil

Soy la Dra. Sara Gil, especialista en ortodoncia Madrid y certificada Invisalign Diamond, y en esta web quiero dar información y respuesta a casos reales de ortodoncia invisible, la técnica de vanguardia que ha revolucionado la Odontología. ¡Bienvenid@s!

Contacta conmigo

Contacto

Si tienes dudas sobre cualquier tratamiento Invisalign o quieres comenzar con tu ortodoncia invisible, contacta conmigo.

Madrid

Sígueme

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe toda la información actualizada de la técnica Invisalign.

Instagram

Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram