Imagen de entrada Sara gil

¿Es normal que al usar ortodoncia me salgan boqueras?

Es muy probable que en algún momento de tu vida hayas sufrido este problema de salud, una lesión frecuente y dolorosa. Las boqueras, o también denominadas queratitis, son pequeñas grietas que en ocasiones surgen en los labios. Aparecen tanto en el labio como en las uniones entre el labio inferior y el superior. Eso hace que, a menudo, estemos humedeciendo las heridas con la lengua. Es algo instintivo que alivia de manera momentánea el dolor causado por la herida, pero la verdad es que resulta peor para la curación a corto plazo de la misma.

Para hacer frente de manera correcta a esta patología tan común, lo ideal es conocer sus causas, cuáles son sus tipos y los remedios más efectivos. Por eso hemos recopilado toda esa información y te la detallamos a continuación.

Si alguna vez tienes una boquera, ya sabrás que no hay que humedecerla, pero sigue leyendo y verás cuántas cosas más es importante que conozcas.

¿Qué son las boqueras?

Básicamente, las boqueras son lesiones que se generan en los labios, produciendo grietas en especial en las comisuras que resultan sumamente molestas y dolorosas. Existen varios tipos de boqueras, como veremos a continuación, pero todas ellas tienen en común que producen una sensación de quemazón en la zona en donde se encuentra la lesión e inflamación localizada, que resulta ser bastante molesta.

El tratamiento para las boqueras no es igual para todos los tipos, la principal razón de esto es que cada una de ellas tiene diferente origen, afectando de diferente manera a nuestros labios. Por ejemplo, no son iguales aquellas boqueras que aparecen en las comisuras de la boca que aquellas que generan la descamación del labio inferior.

Por esa razón, en el siguiente apartado te comentaremos cuáles son todos los tipos de boqueras que existen.

Tipos de boqueras

Ahora que ya sabemos qué son las boqueras, vamos a ver los diferentes tipos que hay:

Boquera angular

Se trata de una inflamación en la zona de la comisura de los labios que produce grietas o laceraciones en la piel de dicha zona de la boca.

Este tipo de boqueras se producen principalmente por falta de higiene y por la acumulación de cantidades significativas de saliva en las comisuras, lo que favorece en gran medida la aparición de microorganismos dañinos, como es el caso del Candida albicans o el Staphylococcus aureus.

Boquera alérgica

Es también comúnmente conocida como boquera de contacto. Esta patología comparte síntomas similares con la anterior, pero lo que las diferencia es la causa. En el caso de la boquera alérgica, la inflamación es generada en respuesta a una reacción alérgica producida por un determinado agente químico.

Boquera actínica

La boquera actínica es generada por una exposición exagerada a los rayos del sol, afectando principalmente al labio inferior. Este tipo de boquera es especialmente peligrosa, ya que a la larga puede desencadenar en cáncer si la exposición exagerada al sol se mantiene en el tiempo.

Boquera exfoliativa

En este tipo concreto se produce una descamación significativa de los labios, afectando principalmente al labio inferior. La boquera exfoliativa es más visible que las anteriores por los desprendimientos importantes de la piel de los labios. Es un tipo de boquera mucho menos frecuente que las anteriores, afectando principalmente a personas jóvenes, menores de 30 años, y sobre todo más frecuente en mujeres que en hombres.

Boquera granulomatosa

Esta se caracteriza por una inflamación o tumefacción recurrente y más aparatosa, aunque son mucho menos frecuente que todas las anteriores. En estos casos, los labios del paciente se hinchan y unos días después recuperaban su aspecto normal.

¿Cuáles son las causas de las boqueras?

Ya hemos mencionado el origen de la boquera angular, debida a una infección micótica (con mayor frecuencia causado por cándida) o de carácter bacteriano (causado por staphilococcus aureus), aunque otros factores que también la originan son la mala alimentación, la deficiencia de vitaminas, generalmente del grupo B, o incluso la falta de zinc o de hierro en nuestro organismo.

En las boqueras alérgicas el origen es químico y se dan cuando el organismo reacciona ante un determinado elemento externo, mientras que en una boquera actínica el problema es meramente físico, como la exposición a los rayos UVA del sol. La piel de los labios sufre una sobreexposición al sol, al punto de sufrir quemaduras, como ocurre en cualquier otra parte de nuestro cuerpo.

En el caso de las boqueras exfoliativas, las causas resultan ser muy diversas. Van desde un origen bacteriano hasta un trastorno con respecto a las hormonas o alguna carencia alimentaria.

Es importante tener en cuenta que existen varios factores los cuales predisponen a sufrir esta patología de los labios. Uno de ellos resulta ser la edad, pues es una enfermedad que es más frecuente en los niños y ancianos.

Las cifras también indican que las boqueras son más frecuentes en mujeres. También las personas fumadoras y aquellas que han sido sometidas a un implante dental tienen más posibilidades de sufrir esta enfermedad.

En relación con esto último, hay que tener en cuenta que cuando las boqueras sean generadas por una mala fijación de la ortodoncia, lo ideal es acudir a un profesional altamente cualificado para conseguir un reajuste del aparato. De modo que, si te encuentras en esta situación, no dudes en consultarlo con tu ortodoncista.

¿Cómo tratar una boquera?

El problema de los tratamientos para las boqueras es que estos deben adaptarse a las múltiples causas que pueden ocasionar la enfermedad. Para los tratamientos podemos hablar de sintomáticos y etiológicos o curativos.

En los casos de infección por Candida albicans el tratamiento ideal son los antimicóticos como son el ketoconazol, el fluconazol y el itraconazol. Pero si se trata de una infección por estafilococos, lo mejor es usar antibióticos para atacar directamente al foco de la enfermedad.

Si la boquera es debido a una falta de nutrientes, lógicamente el tratamiento irá dirigido a corregir esas deficiencias de suplementos vitamínicos o de hierro. Por otro lado, si es de tipo alérgico, lo primero que hay que hacer es localizar el elemento que ha originado la reacción alérgica y posteriormente, en algunos casos, se podrá administrar un antihistamínico para disminuir los efectos de dicha alergia.

Para tratar la sintomatología, existen una gran cantidad de remedios naturales con los que se puede disminuir el dolor que causan las boqueras. Algunos de estos remedios son productos naturales con un efecto similar a los protectores labiales o cacaos que se venden en farmacias o tiendas convencionales.

Cada vez que nos apliquemos alguno de estos productos, lo recomendable es limpiar y dejar la zona afectada lo más seca posible, ya que como hemos mencionado anteriormente, la humedad es el peor enemigo de las boqueras. Debemos evitar a toda costa el gesto involuntario de humedecer la herida de los labios con la lengua, puesto que la saliva, aunque produce un alivio momentáneo, a la larga simplemente empeorará el problema.

¿Dónde acudir en caso de padecer boqueras?

En caso de no estar seguros de que estemos sufriendo una boquera o si sabemos que es una boquera, pero ignoramos de qué tipo y qué tratamiento es el apropiado, no podemos dejar que el tiempo pase y esperar a que desaparezca por sí sola.

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

Sobre mí

Wiloke

Sara Gil

Soy la Dra. Sara Gil, especialista en ortodoncia Madrid y certificada Invisalign Diamond, y en esta web quiero dar información y respuesta a casos reales de ortodoncia invisible, la técnica de vanguardia que ha revolucionado la Odontología. ¡Bienvenid@s!

Contacta conmigo

Contacto

Si tienes dudas sobre cualquier tratamiento Invisalign o quieres comenzar con tu ortodoncia invisible, contacta conmigo.

Madrid

Sígueme

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe toda la información actualizada de la técnica Invisalign.

Instagram

Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram
Instagram